SEO y branding son conceptos relacionados en el mundo del marketing. Y es que el posicionamiento orgánico resulta fundamental para la consolidación de la imagen corporativa y el engagement con el público objetivo.

En líneas generales, podríamos decir que los contenidos desarrollados a través de las mejores prácticas de SEO ayudan a crear audiencias, generar confianza y establecer vínculos entre las empresas y los usuarios, lo que más temprano que tarde se traduce en resultados de conversión.

Sin embargo, solo mencionar esto resulta mezquino cuando se trata de un aspecto tan importante como beneficios de los procesos de posicionamiento en mecanismos de búsqueda para el branding y la gestión de marca, así que en las siguientes líneas profundizaremos mucho más en el tema.

SEO: una estrategia para humanizar marcas

En SEO no es un proceso comercial ni una estrategia que se enfoque en vender a toda costa ni en alcanzar un buen posicionamiento a través de ofertas engañosas y prácticas poco leales.

¡Al contrario! Si bien es una potente arma para la adquisición de clientes, la realidad es que la filosofía y los principios del SEO no están relacionados con vender de manera compulsoria.

Sencillamente, el posicionamiento en motores de búsqueda busca llegar a la mente de lectores, usuarios, consumidores y personas de forma natural.

De hecho, el SEO es la piedra angular del marketing de contenidos, una estrategia que se caracteriza por no ser invasiva y que realmente piensa en las personas y sus necesidades, problemas e intereses.

A través de una estrategia de contenidos las empresas no se apuran en vender, sino que se ocupan de generar valor a los usuarios para educarlos y optimizar el proceso de ventas.

Para que entiendas mejor el marketing de contenidos, a continuación explicaremos algunos de sus principios fundamentales, los cuales tienen un gran sentido humano y, a la vez, forman parte de la concepción del SEO.

Personalización

Para que un artículo u otro material genere valor y, además, atraiga a usuarios que realmente pueden estar interesados por un determinado producto o servicio, es necesario que esté pensado y desarrollado para un tipo de persona en específico.

En el universo del marketing digital, este perfil es conocido como la buyer persona, es decir, una representación semi ficticia del cliente ideal, que contempla aspectos como:

  • edad;
  • nivel de educación;
  • formación académica;
  • poder adquisitivo;
  • preocupaciones;
  • necesidades;
  • dolores;
  • problemas;
  • preferencias;
  • sueños,
  • etc.

Además, como parte fundamental del trabajo de SEO y branding moderno, el equipo de marketing investiga de qué manera sus clientes ideales interactúan en internet e, incluso, cuáles términos utilizan para realizar búsquedas.

Así, se incluyen las palabras clave adecuadas en los contenidos, distribuidas de manera estratégica, lo cual es un elemento muy importante a la hora de alcanzar un buen posicionamiento en los grandes buscadores web.

Transparencia

Como mencionamos algunas líneas atrás, el SEO, al igual que el marketing de contenidos en general, no busca atraer clientes a través de engaños ni se enfoca en crear falsas expectativas.

La misión de una estrategia de contenidos y de posicionamiento orgánico es educar a las personas para que estas realmente sepan hasta qué punto un determinado producto o servicio solucionará sus problemas y necesidades.

Esto permite atraer a usuarios que realmente tengan potencial como compradores, favoreciendo una elevada tasa de conversión, y optimizar el uso de los recursos humanos, económicos y tecnológicos destinados para la promoción y comercialización.

Originalidad

Una marca solo puede ser humana y cercana si es única, y en eso también ayudan el SEO y el marketing de contenidos.

Ambos factores del marketing moderno apuestan por la creatividad y la originalidad, y se alejan de cualquier intento de plagio o imitación a la hora de producir contenidos.

Si bien es válido investigar y consultar referencias, incluso de los competidores, a la hora de producir un material, este no debe ser idéntico a otro en cuanto a estilo, estructura e información.

¡Bien! Ya sabes cómo la relación entre el SEO y el marketing de contenidos es clave para humanizar una marca y lograr que realmente tenga una conexión con su público objetivo y su buyer persona.

¿Qué ventajas prácticas el SEO genera a las marcas?

Al hablar de SEO y branding debemos abordar la larga lista de ventajas que las prácticas de posicionamiento orgánico brindan a una marca. Algunas de ellas son:

Cualificación del público objetivo

Tal como mencionamos anteriormente, el SEO es clave para optimizar los recursos económicos, humanos y tecnológicos destinados para el marketing.

Uno de los factores que hace que esto sea posible es su capacidad para cualificar a los usuarios que interactúan con una determinada marca a través de canales digitales.

Al estudiar el cliente ideal y la manera en que realiza búsquedas y navega en internet, logra que los contenidos de una marca sean visibles y accesibles para personas que realmente tienen las características para ser consideradas potenciales clientes.

De esta forma, una vez empiezan a interactuar con una marca e ingresan al embudo de ventas es muy posible que tomen una decisión de compra favorable una vez sean educadas, informadas y encantadas o cautivadas por su experiencia con la marca.

Mayor probabilidad de fidelización

El punto anterior nos demuestra que, además de incrementar las probabilidades de conversión, el SEO es un factor que facilita de manera significativa la fidelización de clientes.

Al no atraer clientes a través de engaños y falsas expectativas, esos realmente adquieren un producto o servicio conscientes de sus potencialidades y de las formas en que los ayudarán, por lo cual no se toparán con una desagradable sorpresa o decepción al utilizarlos o disfrutar de ellos.

Además, la cercanía, complicidad y confianza que genera el SEO hace que, en líneas generales, la interacción con una marca sea placentera y que esta pueda mostrar su lado humano y amigable constantemente.

Esto también contribuye de manera directa con la retención de clientes, la creación de público cautivo y la generación de embajadores de marca.

Genera engagement y construye audiencias

Una marca que aplique las buenas prácticas de SEO se posicionará en la mente de los consumidores y, en consecuencia, hará que estos sean mucho más propensos a realizar una compra en un determinado momento.

Entre las características de este proceso está la de que, como parte del marketing de contenidos, logra que las marcas tengan audiencias, tal como los medios de comunicación, los clubes deportivos y los personajes públicos.

Una persona que forma parte de la audiencia no es necesariamente un comprador o cliente habitual, pero lógicamente está mucho más cerca de serlo que alguien que no tiene ningún tipo de conexión con la marca.

Proporciona mayor reconocimiento de marca

Es necesario que una marca se posicione en la mente de los consumidores, pero antes es indispensable que al menos sea reconocida.

Una marca que vive bajo las sombras y en la “oscuridad”, lejos de los reflectores mediáticos y la viralidad característica del mundo web, difícilmente se consolidará en lo más alto de un determinado segmento de mercado.

Por suerte, un buen posicionamiento orgánico en motores de búsqueda es sinónimo de una gran exposición y, por lo tanto, de elevados niveles de reconocimiento por parte del público y el mercado en general.

¿Cómo impulsar el branding con una estrategia SEO?

El marketing ha establecido un término llamado brand SEO, que es la capacidad que tiene una determinada marca de ser encontrada por los usuarios en los diferentes buscadores, lo cual genera los beneficios que mencionamos líneas atrás.

Ahora, revisaremos brevemente aquellos aspectos que se deben tomar en cuenta en una estrategia de SEO para impulsar el branding y consolidar una marca.

Calidad de contenido

En el SEO es mejor la calidad que la cantidad, pues se trata de una estrategia humana que realmente desea generar valor y cautivar a los usuarios.

En conjunto con el marketing de contenidos, este proceso se preocupa por elaborar y difundir materiales transparentes, originales, visualmente agradables, interesantes, nutritivos e informativos.

Optimización web

Para que el SEO impulse el branding y la consolidación de una marca es necesario ir más allá de los contenidos de calidad.

El posicionamiento en mecanismos de búsqueda abarca la optimización de los blogs y sitios web en general, lo cual conlleva:

  • disminución de los tiempos de carga;
  • adaptabilidad a diferentes dispositivos;
  • interfaz intuitiva;
  • atractivo visual.

También, el SEO se preocupa por modernizar y actualizar constantemente tanto los contenidos como las páginas web.

Difusión multicanal

Es cierto que el foco del SEO son los mecanismos de búsqueda, ya que en ellos se encuentran millones de usuarios y potenciales clientes.

Sin embargo, como parte de una estrategia integral de marketing de contenidos, es importante que la difusión y el posicionamiento vaya un paso más allá y abarque otras plataformas, principalmente las redes sociales.

Conclusión

La relación entre SEO y branding se ha consolidado en los últimos años y resulta indispensable tomar esto en cuenta para desarrollar una buena gestión de marca y obtener el posicionamiento deseado.

En la actualidad, es prácticamente imposible consolidar la imagen corporativa si no se aplican buenas prácticas de producción de contenidos y no se es lo suficientemente visible en la lista de resultados de los grandes buscadores del mundo.

El consumidor de hoy reclama marcas mucho más humanas y espera llegar a las ofertas y alternativas comerciales de manera natural y orgánica, y en eso se basa el SEO.

¿Te pareció interesante esta lectura? ¡Comparte tu opinión con nosotros en los comentarios!

Escrito por Érico Mafra, editor de contenidos en Rock Content.