Qué significan los códigos de estado HTTP en SEO

Los códigos de estado HTTP para tus páginas podría no significar mucho para tus usuarios. Sin embargo, son increíblemente importantes para el SEO y para la salud general de tu sitio. Estos códigos de estado te dicen lo que está pasando cuando los buscadores intentan encontrar tu sitio. Muestran cuando las cosas salen bien y cuando salen mal también.

Además, le importan mucho a Google.

Por ende, son importantes para el SEO.

En esta guía, veremos los códigos de estado de tu sitio y cubriremos:

  • Qué son los códigos de estado HTTP
  • Qué indica cada tipo de código
  • Los códigos de HTTP más importantes para el SEO
  • Cómo manejar tus códigos de estado HTTP

¿Qué son los códigos de estado HTTP y qué significan?

Un código de estado HTTP es un mensaje que el servidor de un sitio envía al navegador para indicar si una solicitud puede ser cumplida o no.

Los códigos de estado son marcados por la W3C. Estos son embebidos en el encabezado HTTP de una página para decirle al navegador el resultado de su solicitud.

Cuando todo sale bien, el servidor devuelve un código 200.

Sin embargo, hay muchas cosas que podrían salir mal al tratar de cumplir una solicitud de un navegador para un servidor.

Los diferentes códigos de estado y lo que significan

Existen cinco rangos de códigos de estado HTTP. Cada rango define dónde se encontró el error y el número define qué tipo de error es.

Estos son los cinco rangos y lo que significan:

  • 1xx: Informacional
  • 2xx: ¡Éxito!
  • 3xx: Redirección. La página solicitada se ha movido a otro lugar.
  • 4xx: Error del cliente. Hay algo mal en la forma en que el navegador solicitó la página.
  • 5xx: Error de servidor. Algo salió mal en la forma en que el servidor intentó enviar la página.

Códigos de estado HTTP importantes para SEO

Obviamente, todos los códigos de estado son importantes para conocer la salud de tu sitio. Pero hay algunos que son particularmente importantes para SEO y para cualquiera trabajando en un sitio web.

200: Éxito

Páginas con un estado 200 es el resultado que quieres tener. Los servidores devuelven el código de estado 200, o cualquier código en el rango 2xx, cuando las cosas salen como es esperado. Esto significa que el servidor, el navegador y el visitante están todos contentos.

301: Redirección permanente

Un servidor devuelve una respuesta HTTP 301 cuando la URL solicitada ha sido movida a una nueva URL. Si un usuario trata de visitar la vieja URL, devolverá un estado 301, apuntando al navegador hacia la nueva URL. Si mueves una página sin agregar un código HTTP 301 de redirección, los usuarios que intentarán visitar la vieja URL verán un error 404. Además, usar un estado HTTP 301 pasará todo el link juice a la URL final.

302: Encontrado

El estado HTTP 302 le dice al navegador que la página solicitada fue encontrada, pero existe en una URL diferente. El navegador entonces solicita esa URL actualizada. Dado que este estado es un poco ambiguo, es mejor usar redirecciones 301 cuando mueves una página permanentemente. Las redirecciones 302 igual pasan todo el link juice.

404: No encontrado

El más famoso de los códigos de estado 4xx es el 404. Los servidores devuelven un error 404 cuando el navegador solicita una URL que el servidor no puede encontrar. Estas respuestas pueden resultar muy malas desde el punto de vista de la experiencia de usuario, porque frustran a la gente que intenta llegar a determinada página. Desde la perspectiva del SEO, un sitio con muchos errores 404 le dicen a Google que posiblemente no sea mantenido demasiado bien y no ofrecerá a los usuarios una buena experiencia.

Monitorea los errores 404 de tu sitio vía Google Search Console y minimiza el número de errores.

Evita los errores 404 redirigiendo las páginas cuando las mueves, manteniendo los enlaces actualizados y asegurándote de que las páginas eliminadas devuelven un estado 410.

Dado que es imposible prevenir que los humanos lleguen en absoluto a una página con un error 404, sácales partido creando una página 404 personalizada.

410: Ya no existe

Los servidores devuelven un estado HTTP 410 cuando la URL solicitada por un buscador ha sido eliminada. Para un usuario humano, el resultado es el mismo que el 404, verán la página del error designado.

Para los motores de búsqueda, sin embargo, un 410 dice que la página ha sido eliminada y que no deberían indexar la URL.

Antes de eliminar una página, pregúntate si puedes agregar una redirección 301 a una página diferente y relevante de tu sitio.

451: No disponible por razones legales

Este es un código HTTP relativamente nuevo. Debería ser usado para indicar que una página ha sido eliminada por razones legales, como violaciones de derechos de autor u órdenes judiciales.

Es raro ver un error 451. Los usuarios europeos, sin embargo, podrían encontrar un error 451 al tratar de acceder a contenido en sitios que no cumplen con el RGPD.

Page unavailable due to GDPR returning 451 status

500: Error interno del servidor

Los servidores devuelven un estado HTTP 500 cuando el navegador hace una solicitud válida, pero un error interno del servidor impide devolver la página. Los motores de búsqueda odian este error porque es muy genérico, no saben lo que debería estar pasando.

Los errores 500 son normalmente causados por errores en el código o en bases de datos. Si tu sitio web devuelve muchos errores 500, deberías arreglarlos lo antes posible.

503: Servicio no disponible

Los servidores devuelven el estado HTTP 503 si no están disponibles cuando el navegador hace la solicitud.

Usa la respuesta 503 durante períodos planificados de mantenimiento de servidor. Un 503 le dice al motor de búsqueda que, si bien no pueden encontrar nada en este momento, si vuelven en un rato habrá más chances de que funcione.

Cómo manejar tus códigos de estado HTTP

Los códigos de estado HTTP de tu página son una gran parte de tu SEO, y para los motores de búsqueda en general. Conocerlos y cómo ocurren es clave para maximizar la experiencia de usuario y minimizar el número de errores que las personas y Google ven.

Por ejemplo, saber cómo eliminar una página usando un 410 versus cuándo usar una redirección 301 es vital para mantener la salud de tu sitio web a los ojos de Google.

Para chequear el código de estado HTTP que tu sitio web genera, ingresa en tu cuenta de Google Search Console. Luego chequea el reporte para ver cuántas URLs con códigos de error encuentra Google.

Estos errores deben ser solucionados para asegurarte de que tu sitio está siendo correctamente indexado por los motores de búsqueda y navegado por tus usuarios.

Guías recientes