Cómo impacta tu dirección de IP en SEO

¿Qué es una dirección de IP?

Una dirección de IP (Internet Protocol) es una cadena de números (de entre 1 y 3 dígitos separados por puntos) que identifica un dispositivo conectado a internet o a cualquier otra red de computadoras. Las direcciones de IP son esencialmente el código que permite a todos los dispositivos (computadoras, teléfonos, servidores, etc.) "hablar" entre sí a través de internet, no importa la locación.

Cada uno de los números puede ir desde 0 a 250, por lo cual una dirección de IP se puede ver así: 23.135.0.206.

Las direcciones de IP son uno de los factores más importantes de la tecnología hoy en día.

Dado que identifican el host como la locación de un servidor, no seríamos capaces de enviar o recibir información en línea sin ellos. Un sistema no puede enviar o recibir algo si no sabe a dónde enviarlo o de dónde viene - sería como dejar un sobre en blanco en un buzón.

Simplemente no podríamos usar internet.

Dirección de IP de un sitio

Los sitios web también tienen direcciones de IP, asignadas por los servidores que los alojan. Un sitio web puede tener una IP dedicada, o puede compartir una IP con otros sitios en su servidor.

Breve historia de las direcciones de IP

Cualquier computadora en una red puede ser identificada por su código único. Su versión inicial fue el Internet Protocol Version 4 (IPv4). Este protocolo usaba una dirección de 32 bits para definir una dirección de IP. Una nueva versión llamada Internet Protocol Version 6, desarrollado en 1995 y que sigue siendo modificado actualmente.

Este protocolo usa una dirección de 128 bits para definir una dirección de IP. La última actualización de este protocolo fue publicada en 2017 y ha sido utilizada desde entonces.

¿Cuál es el impacto en SEO de tu dirección de IP?

Por un buen tiempo, existió la creencia de que compartir una dirección de IP con sitios web de poca reputación podría generar que Google penalizara tu sitio. Después de todo, si el contenido de un servidor es 99% porno y estafadores, sería mucho más fácil poner en la lista negra a todo el servidor y obviar a ese 1% de sitios inocentes. Siempre hay más sitios.

Claro, esto no podría funcionar. Las direcciones IP son fáciles de cambiar y los estafadores podrían cambiar de servidor una vez que el suyo haya sido pasado a la lista negra de Google. Por lo cual sería un constante juego de gato y ratón. Google tiene mejores cosas que hacer con su tiempo.

La gente de Google lo ha dicho desde 2003, y en este video de 2010, Matt Cutts repite este punto:

Yo entiendo, y Google entiende, que los servidores compartidos existen, no puedes realmente controlar quién más está en esa misma dirección de IP o subnet clase C. Lo otro es que si fueras a llevar a cabo acciones solo para esa subnet clase C o dirección de IP, los estafadores son listos por lo cual migrarían y se irían a otra dirección de IP. Por lo cual típicamente no es la forma más escalable de solucionar las cosas.

Sin embargo, tener una dirección de IP dedicada podría indirectamente afectar cuestiones que afectan tu SEO.

Los beneficios en SEO de las direcciones de IP dedicadas

Ser dueño de una dirección de IP hace mucho más fácil configurar un certificado SSL privado y, como ya sabemos, Google prefiere los sitios web con certificados SSL. De hecho, hasta 2007, los sitios web que usaban direcciones de IP compartidas ni siquiera podían obtener certificados SSL.

Una dirección de IP dedicada puede además brindar un mejor rendimiento. Las IP dedicadas son más rápidas al cargar que las IP compartidas. Esto resulta en que los usuarios (y Google) puedan llegar a un sitio web más rápido. Tener un servidor local también puede ayudar a tu SEO dado que la distancia física puede impactar el tiempo de carga de tu sitio.

Los sitios con direcciones de IP compartidas podrían colapsar cuando el tráfico es muy alto (un fenómeno conocido como efecto slashdot o "abrazo de la muerte").

Las desventajas de las IP compartidas

La mayoría de los proveedores de hosting ofrecen "hosting web", "hosting de WordPress" o "hosting dedicado". Al elegir un plan de hosting, querrás saber la cantidad de veces que esa IP ha sido compartida.

Una IP dedicada tiene un solo sitio, mientras que el web hosting puede ser compartido de un 10% a un 80%, lo cual hace que los planes de hosting sean más económicos para el usuario. Los sitios web más grande, como los de comercio electrónico, usan normalmente IPs dedicadas, dado que estos sitios más grandes necesitan el ancho de banda para poder sostener altas cantidades de usuarios entrando a la misma vez.

Además, los sitios de comercio electrónico deben utilizar SSL.

Elige la mejor dirección de IP para tu sitio web

Al final del día, la dirección IP de tu sitio, sea dedicada o compartida, no va a hacer o deshacer tus esfuerzos de SEO. Usar una IP dedicada es probablemente lo más recomendado dado que ofrece beneficios en seguridad y rendimiento, pero siempreserá mejor que elijas la mejor solución de hosting para tu negocio y enfocando tu atención en construir e implementar una estrategia de SEO efectiva.

Guías recientes